Negroni

Sin pensarlo dos veces se puso de pie y empezó a hablar conmigo, tomó dos copas, y las preparo, me dio una y me dijo que me sentara en su mesa.